Contacta con nosotras

entrevistas

Carmen Herrera: “Las deportistas con éxito hacen que las chicas puedan ver que las mujeres no tenemos barreras en el deporte”

La judoca paralímpica Carmen Herrera

Su palmarés internacional la convierte en la reina Midas del judo. Ha hecho historia siendo la primera mujer española en ganar un oro paralímpico en esta disciplina. Tras su retirada en 2016, Herrera ha seguido ligada al judo desde otras facetas.

Sheila H. Mesa | La malagueña Carmen Herrera es una deportista paralímpica que compitió en la modalidad de judo. A causa de su albinismo tiene una deficiencia visual severa con la que convive desde nacimiento, cosa que no le ha impedido triunfar en el deporte.

Durante su carrera se proclamó campeona paralímpica en tres ocasiones (oro en Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012), obtuvo dos medallas en campeonatos mundiales (bronce en Madrid 1998 y oro Roma 2002), y cuatro metales en competiciones europeas (oro en Mittersill 1999 y Vlaardingen 2005, plata en Brommat 2006 y bronce Debrecen 2009).

¿Por qué optó por practicar judo y no otro deporte?

Porque el judo es un deporte muy inclusivo que se puede practicar con la máxima eficiencia aunque se tenga una discapacidad visual. Otros deportes no tienen esa plasticidad a la hora de adaptarlo a personas con problemas visuales. En judo, un ciego puede ganar a alguien sin discapacidad visual en un combate siempre y cuando las reglas estén adaptadas. Eso fue lo que hizo que optase por el judo, a pesar de que no es tan popular como otros deportes como el atletismo, por ejemplo, el cual también practiqué para los Juegos Olímpicos, pero elegí el judo.

Entonces podríamos decir que no hay mucha diferencia entre el judo convencional y el adaptado…

La única diferencia que hay es el juego con las distancias. Los judocas ciegos compiten siempre agarrados, y los convencionales, en un momento dado, tienen que comenzar el combate separados y luego se juntan. Pero hasta que no hay agarre, no hay judo, por lo que tienen que hacer el mismo judo que los judocas ciegos.

¿Cuál ha sido su momento más duro a lo largo de su trayectoria deportiva?

El momento en el que tuve que preparar los juegos paralímpicos y me encontré con falta de apoyos de financiación y de medios. Pero poco a poco empecé a jugar con lo que tenía y me di cuenta de que yo tenía que llegar hasta donde otros no llegaban. También con cierto grado de incomprensión, de que mucha gente no sabía lo que era el judo, a pesar de ser un deporte olímpico que va a cumplir el siglo de edad y vida. Esos fueron los inicios más duros, luego con los resultados la cosa se fue poniendo más fácil.

¿Y el más placentero que recuerda con más ilusión?

Las tres medallas de oro de los tres juegos paralímpicos, son los tres momentos más emocionantes de toda mi carrera. Luego yo he hecho muchísimas competiciones y campeonatos y todos esos estaban centrados en conseguir la medalla paralímpica, porque un deportista no puede aspirar a algo más alto que los juegos paralímpicos u olímpicos.

Decía que uno de los problemas con los que se encontró al principio de su carrera fue la falta de financiación. ¿Cree que se debió por el hecho de ser mujer deportista, o por ser deportista paralímpica?

Creo que influye un poco más le hecho de ser deportista paralímpica. Creo que el deporte paralímpico siempre ha estado peor apoyado que el deporte olímpico, y eso ahora está cambiando. Hace diez o quince años la verdad es que no había tanto apoyo, tan solo por parte de la junta de los gobiernos regionales o ayuntamientos, pero cada deportista tenía que buscarse la vida. A día de hoy esto está mejor, más apoyado, pero falta mucho por hacer, porque la brecha que hay entre el deporte olímpico y el paralímpico todavía es muy amplia. Estamos en el camino de mejorar, y también es importante que los medios de comunicación den publicidad a esto para que los patrocinios privados puedan acceder a ver que es rentable el apoyo al deportista paralímpico.

¿Qué brecha cree entonces que es mayor en el deporte: la de género, o entre deporte olímpico y paralímpico?

Hay que diferenciar, porque no es lo mismo. La brecha existente entre el deporte olímpico y el paralímpico es obviamente por su naturaleza, como ya expliqué: digamos que es más minoritario. Pero todos los deportes, minoritarios o no, adolecen una brecha entre hombres y mujeres. El problema del deporte femenino está en todos los deportes, salvo aquellos que siempre se han asociado a las chicas, como la gimnasia rítmica. La brecha se extiende a las figuras directivas: si ves una junta o una dirección, el porcentaje de sillones ocupados por hombres es mucho mayor que el de mujeres, cuando no son inexistentes. Por tanto, el deporte paralímpico con el olímpico sufre lo que los deportes minoritarios, mientras que la problemática de género es transversal, comprende a ambos tipos de deporte.

¿Cómo de importante considera que las niñas tengan referentes femeninos en deportes minoritarios o tradicionalmente relacionados con los hombres?

Muy importante. Yo tuve mis referentes femeninos en su momento. Las deportistas de aquel tiempo eran mujeres en las que yo me fijaba y me ilusionaba para intentar llegar a emular el éxito que ellas habían tenido. Luego una anda su propio camino, pero en los inicios está bien tener referentes. Me acuerdo de Isabel Fernández (oro en judo en Sydney 2000) y de Miriam Blasco (la primera medalla de oro en judo en Barcelona 1992). Mira lo que ha pasado con Carolina Marín, tricampeona del mundo, que está rompiendo las barreras en el bádminton, cuando aquí en España es un deporte que apenas se conoce, y en Oriente es un deporte de masas. Eso atraerá a muchas practicantes femeninas al deporte: algunas conseguirán llegar a la élite y otras se quedarán como meras practicantes. No todo el mundo está llamado a ser un competidor, porque hace falta mucho trabajo y sacrificio. Las deportistas con éxito hacen que las chicas puedan ver que las mujeres no tenemos barreras, y mucho menos en este ámbito.

Después de su retirada, ¿en qué proyectos ha estado trabajando? ¿Y cuáles tiene en mente de cara al futuro?

He estado trabajando en la enseñanza. Quiero enseñar judo, ya que tengo el título de Técnico Superior de Educación Física. Me veo capacitada para eso, y también para la difusión y la comunicación de los valores del deporte paralímpico y el deporte femenino. Pienso que en mi persona y en la de muchas mujeres confluyen muchas circunstancias: deportista, deportista paralímpica, deportista femenina, con discapacidad, … Y sin embargo, todas esas etiquetas, a la hora de salir adelante, se quedan en nada, son solo circunstancias que hay que superar.

Pulsa aquí para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FINALISTAS MEJOR DEPORTISTA FEMENINO 2017

Más en entrevistas